CAPT II Duelo de iguales


El sol apenas despuntaba un poco y el clima era frío. Las hojas secas se mecían en el viento y las calles de Konoha aún lucían vacías, como si una espera inquietante se desarrollara lentamente. Lejos de ahí, alguien leía una lista esculpida sobre una roca negra, plantada en el centro de un claro:

Manga Naruto 04– “Ha-ta-ke, Ha… ta… ke; Hatake Kakashi… Al menos ya no es el último nombre de esta lista. ¿Por qué tenía que suceder así? En ese momento, ¡¡en ese momento YO!!”, dijo Naruto, al mismo tiempo que caía de rodillas y golpeaba con ambas manos el suelo rocoso que sostenía el monumento en honor a los mártires de la Villa. “¡¿Kakashi-sensei?!” añadió y una lágrima le recorrió el rostro pesadamente.
– “No ganas mucho con los golpes en el suelo, ¿sabes?” le increpó una figura que se acercó hacia él con pasos lentos. “¿Qué crees que hubiese dicho Kakashi en este momento si estuviera hablando en mi lugar?”.
– ¡Pero!, ¡pero!, Jiraiya-sensei… si tan sólo hubiese sido más fuerte para evitarlo…, Kakashi-sensei aún estaría… ¿por quéééée?, ¡ahora sólo puedo odiarme y pensar en vengarlo!

Jiraiya cerró los ojos y cruzó los brazos, como si se encontrara recordando un pasaje oscuro de su pasado y luego de una pausa breve le respondió:

– Naruto… ¡olvídate de la venganza! No te conviertas en lo que has estado combatiendo durante estos años… Incluso si llegas a lograr vengarlo, ¿ahogarías la pena que te está haciendo sufrir ahora…? No lo creo… La venganza es un camino sin luz y al final sólo encontrarás más oscuridad de la que puedas soportar.
– “¡Basta Jiraiya-sensei! ¡No voy a parar hasta que lo encuentre y jamás voy a devolver mis palabras!” dijo Naruto, poniéndose en pie y limpiando su cara con la parte superior de la mano. “¡Tu sabes que soy obstinado y pelearé hasta el final si es necesario!”

El corpulento San-nin permaneció en silencio de nuevo y dando media vuelta, sin dirigirle la mirada, añadió antes de irse:

– Recuerda que tienes una misión por cumplir; una misión que no está escrita en ningún papel y la cual debe ser la mayor prioridad en tu vida. La verdadera fuerza no la obtendrás del odio y la desesperación, como algunos tontamente creen. Cuando llegue el momento de decidir, espero que valores aquello a lo que realmente tienes que proteger…

Naruto permaneció en silencio, mientras escuchaba como en un segundo su maestro desaparecía sin dejar rastro. Con una mirada decidida y los ojos aún llorosos, se levantó, amarró aún más fuerte el cintillo de su protector y se fue, dejando atrás aquella piedra solitaria.

Cerca de la entrada de la Villa, recostada sobre una de las gigantes puertas que dan la bienvenida a los visitantes, se encontraba una ya sin duda enfada Sakura, pensando con ánimo de frustración: “Ese Naruto, ya es muy tarde. ¡Le dije que sería al amanecer y me tiene esperando sin razón!” De repente, percibió como un objeto metálico rompía el aire hacia ella y en cuestión de un segundo, preparó seis agujas (utilizadas comúnmente por los ninjas médicos), las cuales sostenía entre las hendiduras de sus puños.

El kunai siguió su rumbo, pero fue detenido súbitamente por la boca de Naruto, quien colocó ambas manos sobre el suelo para frenar el rápido deslizamiento de sus pies. Sin hacer ningún gesto con las manos, un doble suyo de sombra (kage-bunshin) apareció de la nada y devolvió dos kunais más en dirección al oponente. Ambas armas fueron detenidas con los dientes por un par de ninjas de apariencia idéntica (diferentes a Naruto), los cuales eran dirigidos desde atrás por una silueta amenazante. En seguida, los dobles enemigos se tomaron de las manos, formando un puente que permitió a otra pareja más de sus similares saltar hacia los de Naruto, dejando ir en el aire una fuerte y bien dirigida patada. El caos nublo por instantes la acción, pues otras dos copias de Naruto se unieron a la pelea, deteniendo firmemente con una sola mano el pie de sus agresores en forma individual. Por fin un quinto shinobi, el cual cargaba a Sakura entre los brazos, dijo en un tono confiado:

– ¡Eyyy, Konohamaru! ¿Desde cuándo atacas a las personas de tu propia villa? ¿No te sientes avergonzado?
– ¡Naruto-niiiiiisan! ¡Ha pasado tanto tiempo! ¡No podía esperar menos de mi maestro y eterno rival!
– “¡Bááááajame! ¡Bájame! ¡tonto de Naruto!” Le dijo en voz alta Sakura al sonriente auto-denominado héroe que vino en su rescate, mientras su rostro se enrojecía copiosamente.
– “Ah, ah… ¡lo siento, lo siento mucho Sakura-chan!” y diciendo esto, Naruto le colocó en el suelo de nuevo, momento en el cual todos los dobles de sombra se desvanecían en el aire.
– “Perdón por mi comportamiento Sakura-san, no fue mi intención asustarle…”
– “No te preocupes Konohamaru-kun” respondió más calmadamente Sakura. “Es deber de un ninja estar siempre alerta” dijo ella, mientras guardaba en su bolso de equipo las agujas.
– “Veo que has progresado mucho” añadió Naruto, colocándole una mano en el hombro al joven shinobi. “Pronto serás un jounin de prestigio, como el abuelo”
– ¡Te equivocas Naruto-niisan!
– ¡¿Ehhh?! ¿Acaso no quieres llegar a ser un jounin?
– “Quiero ser como mi abuelo, pero no un jounin, ¡un hokage!” le respondió Konohamaru, con los ojos cerrados, una gran sonrisa y el pulgar de la mano señalándose el pecho.

Manga Naruto 03Los tres rieron juntos por un buen rato, después del cual, Konohamaru dio dos vueltas a la bufanda que portaba en el cuello y se marchó, dejándoles a solas para planear la misión que tenían enfrente.

– “¿Supongo que conoces ya los detalles de nuestro trabajo, gracias a la Quinta?” le preguntó Sakura a Naruto en un tono formal.
– Verás… sí leí el papel que nos entregó, pero me aburrió su charla llena de palabras formales y requerimientos tontos…
– ¡No digas eso de Tsunade-sama! Naruto, ¡sigues siendo un descuidado y engreído!
– ¡Lo siento, lo siento! Perdóname Sakura-chan, lo primero será supongo, buscar información en las villas cercanas…
– Me parece bien, pero aún no me has explicado por qué llegaste tan tarde, ¡te dije que era al amanecer!

Naruto se mostró callado por un instante, un destello de tristeza le palideció el rostro y sólo atinó a contestar:

– De verdad lo siento Sakura-chan, hay asuntos que tienes que resolver antes de tomar una decisión importante y no pueden esperar…
– ¿Asuntos?
– Sí, esos que te hacen tomar el rumbo adecuado, junto a las personas correctas.

Sakura permaneció quieta momentáneamente y sonriendo hacia Naruto le dijo:

– ¡Vamos, debemos seguir adelante!
– Ya lo dijiste, ¡Sakura-chan!

  1. UNA VEZ MAS LA PANITA BUENA ONDA ME ENCANTA ESTA MUY LINDO CHAO TE CUIDAS

    ATTE:MARIA LA PANITA BUENA ONDA =)

  2. soy denuevo yo! marianna

    ey eres impresionante plissss sige asi!
    sige escribiendo mas y mas o tan siquiera hasta el 10

  3. porfa sigue escribiendo pero me gustaria una historia de amor entre todos los personajes bueno adios gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: