CAPT IX Recuerdos


Una semana antes…

El viento se encontraba algo callado aquella tarde, como si quisiera observar un poco el entrenamiento de un joven shinobi en lo profundo de una cascada dentro del bosque. Las hojas de los árboles se mecían en el río, como si algún espíritu les obligará a apartarse del origen de la corriente.

Diez copias de Naruto se encontraban formando una fila frente a la caída de agua. El Naruto que se encontraba al principio sostenía con ambas manos un cúmulo de chacra que provoca de manera impresionante, la separación del agua en dos caudales hacia el piso. Mientras esto ocurría, cien metros atrás, siguiendo la dirección del río, una copia más esperaba con paciencia su turno para actuar. El ejercicio consistía en correr desde ese punto hacia el final de la fila, lo que provocaba que el primer Naruto pasara la bola de chacra al siguiente y empezara una carrera hacia el punto donde atrás a la distancia, esperaba el otro.

El trabajo era agotador, y la abertura formada en la catarata incrementaba su nivel sobre el suelo cada vez más con cada relevo en la fila de ninjas que le presionaban. De repente, una figura veloz se lanzó desde el punto más alto de la cascada en picada. Era Sakura que mantenía su mirada implacable, mientras sentía como el agua salpicaba su rostro constantemente. Con un puño al frente, golpeó el fondo de la misma, formando un enorme abismo que absorbió todas las copias de Naruto exceptuando la que se encontraba observando todo aquel espectáculo con asombro, en el punto de inicio de la carrera.

– Lo siento mucho Naruto, quise hacer esta parte del entrenamiento un poco más seria.
– “Pero Sakura”, respondió el aún confundido y asombrado jounin, “¿no te pasaste un poco con la fuerza?, quiero decir, sentí que moría diez veces…”
– Ahhhh, perdona, perdona. Pero debemos hacer esto si queremos sobrepasar la técnica se Sasuke…
– ¿La técnica de Sasuke? ¿Qué tiene que ver este ejercicio con eso?
– Si serás ingenuo, ¿ya lo olvidaste acaso?

Con una sonrisa disimulada y una mano en la cabeza, Naruto asintió a aquella pregunta, con más intención de crear más conversación que otro motivo. Sakura le miró con ojos de enfado, pero inmediatamente sonrió con ligereza y empezó a explicarle la idea de nuevo:

– Mira, como ya sabemos, el Mangekyou Sharingan permite al usuario desarrollar las técnicas superiores del uso de los ojos, pero a la vez, esa es la debilidad que debemos aprender a explotar si queremos tener oportunidad con Sasuke.
– ¿Por qué lo dices tan segura Sakura? Sasuke no tiene debilidades normalmente…
– Pues, su chacra no es ilimitado, como el de algunos (y alzó su mirada al cielo como si estuviera diciendo algo obvio), y es casi seguro que Sasuke intente llevarnos a su mundo de sombras con Tsukuyomi, lo cual le agotará mucho físicamente.
– Pero eso ya lo sabemos… ¿cuál es el plan entonces?
– Según los grabados de la caverna, se puede vencer esa técnica invirtiendo el flujo de chacra en el cuerpo del usuario, con una cantidad elevada de chacra sincronizado, por parte de dos o más personas.

Naruto se mostró pensativo por un momento, recogió una piedra del río y la lanzó lejos dejando una estela que perturbó la paz del flujo de agua por unos segundos. Luego de un breve momento quiso que Sakura le contestara esto:

– Pero, Tsukuyomi es un mundo creado por la técnica misma, no puedes controlarte ahí dentro con facilidad. Recuerda lo que pasó en el pasado con Uchiha Itachi…
– Precisamente ahí emplearemos lo que hemos practicado hoy. Mira, la única manera de alterar el chacra de Sasuke en ese instante será que tú y yo logremos liberar el nuestro al mismo tiempo, y que interrumpamos su concentración utilizando los recuerdos y emociones que él guarda en su subconsciente. Es decir, el aprecio y respeto que Sasuke aún posee por nosotros.

Sakura sacó un pan de arroz de su bolso en la cintura y lo partió en dos. Dándole un pedazo a Naruto agregó:

– Toma, no piensas muy bien con el estómago vacío.

Naruto sonrió y lo mordió. Sin quererlo, bajo su mirada y observó el reflejo que ambos dejaban en el espejo que formaba el agua en esa hora del día. Apretó con fuerza el poco de pan que le restaba en sus manos y miró fijamente a Sakura en aquellos ojos verdes, los cuales le traían un poco de esperanza. Como si algo más le preocupará, tomó a Sakura por una de sus muñecas y le preguntó decididamente:

– ¿Tú crees que sea posible? ¿Qué pasará entonces con Sasuke?

Sakura bajó su mirada por un instante y dijo en voz titubeante:

– Existe la posibilidad de que el descontrol en el chacra de Sasuke le provoqué un daño severo en su mente, al no poder soportar la sobrecarga emocional de todos esos sentimientos juntos. Según me explicó una vez Tsunade-sama, el subconsciente está ligado directamente con el sistema principal de distribución de chacra en el cuerpo, y nosotros podríamos ocasionar un desequilibrio en Sasuke muy fuerte.
– “Ya veo” dijo Naruto con una calma inquietante. “Pero ¿es eso o estar nosotros una semana en cama por los efectos del Tsukuyomi, en el mejor de los casos?”
– “Así es” asintió también con la cabeza Sakura. “Somos nosotros o él, aunque sea nuestro amigo…”
– “Ven Sakura” le dijo él con seguridad. “Hay algo que quiero que veas en mi bolso.”

Los dos ninjas salieron de la caída de la cascada y alcanzaron al cabo de unos minutos el campamento que habían montado cerca del río, en un claro del bosque que les rodeaba. Naruto se inclinó para abrir su mochila y dentro de una manta muy bien arrollada, sacó una antigua y desteñida ya por el tiempo fotografía. Alzando de nuevo la mirada hacia Sakura, le dijo:

– Mira, esto es lo que he pensado que nos ayudará pronto.
– Es esa foto ¿no? Kakashi-sensei junto a nosotros tres. Tú, tú la has traído…

En ese momento Sakura no pudo contener su tristeza y una lágrima le recorrió cada mejilla, como si el mismo río le devolviese un poco aquel golpe…

– “Siempre has llorado con facilidad, ¿no es cierto?” Le respondió Naruto con suavidad. “Por eso me he jurado que le traeremos de vuelta, cueste lo que cueste…”
– “No importa que pase ese día” dijo ella secándose con una mano el rostro y haciendo una breve pausa. “Debemos pensar ambos en todo aquello que compartimos juntos y el por qué somos amigos, a pesar de todo lo que ha pasado… se lo prometimos también en aquel triste momento a Kasashi-sensei…”
– Tienes razón Sakura, nunca he dejado de lado aquella promesa que le hice a él también, la cual recordaré siempre con su sangre en mis manos antes de dejarle ir…

Luego de un rato, el viento corrió de nuevo por todo el bosque con fuerza, llevándose consigo parte de los recuerdos de una amistad, que se vería puesta a prueba en poco tiempo… para probar de una vez por todas, que sería para la eternidad.

  1. esta muy bno ^^
    me encanta, este fue el primer fic que lei TvT
    y ahora soy viciosa cn los fics, todos los días, me la paso metida en fanfiction.net,
    sigue asi
    cuidate
    mata ne !!

  2. Hola Fanny,

    ¿Tu primer FF? Vaya honor😀

    Espero que te guste la parte que sigue,

    Saludos,

    Usura

  3. ps te felicito
    este episidio tambien es muy bueno, sigue asi

    ya espero la continuacion.

    ya me enganchaste con tu historia de naruto.

    sigue asi,

    espero el siguiente episodio.

  4. Hola Ana

    Pues te diré, estoy a punto de colocar el siguiente capítulo, gracias por estar atenta.

    Saludos,

    Usura

  5. MUY LINDAS LAS HISTORIAS
    ESTUVO MUY CHIDO
    ESPERO QUE AYA MAS
    PORQUE CON ESA
    HABILIDAD

    BUENO ME DESPIDO
    NO SIN ANTS
    DCIR
    Q REGRESARE PARA
    VER MAS

    Xb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: